A propósito del Halloween… Los niños y el azúcar

Tenemos una creencia muy arraigada: que los dulces son la felicidad de los niños. Los invito a cambiar este paradigma. Más bien, es la instantánea felicidad de nosotros, los adultos, al ver el entusiasmo del niño al recibirlos. Es una forma muy fácil de ganarnos su cariño, un beso o una sonrisa. Hay otras maneras más sanas, aunque demandan más tiempo y más empatía. ¿Quién se inventó que la felicidad de un niño depende de un caramelo?El amor nos hace querer lo mejor para nuestros hijos, sobrinos o nietos… Pero a veces debemos sacrificar la felicidad a corto plazo por la del largo plazo (y no solamente lo menciono por el tema de los dulces).

Sigue leyendo “A propósito del Halloween… Los niños y el azúcar”

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑