¡Ay, otra vez Navidad!

Que me disculpe el Niño Dios, la Vírgen, su Santo Marido y sus fieles, pero confieso que le he perdido entusiasmo a la Navidad. Me da pereza sacar el árbol empolvado  –que no se sabe si estorba más en el depósito o en la sala de mi casa– para luego armarlo, y llenar mi casa de papás Noeles a los que no les encuentro ningún significado. Tal vez me falta amor para emprender estas tareas, que termino haciendo más por deber que por querer.

Sigue leyendo “¡Ay, otra vez Navidad!”

Anuncios

Blog de WordPress.com.

Subir ↑